Periodista y fotógrafo

Terror hispano

Foto: El Hombre de Tasmania

Nunca he acertado a comprender porque en España no se hace un cine de terror digno que admiración a nivel mundial. Supongo que el problema es la gran lacra de la que adolece la España de hoy: avergonzarse de sus entrañas. La modernidad en este país es entendida básicamente como una importación de iconos transnacionales, por una parte, y como una adaptación de la mediocre iconología del nacionalismo español a un entorno plastificado y digital (DVD's sobre como cortar jamón), por otra. En el poco cine de terror que se ha hecho aqui sus autores se han limitado en la mayoría de los casos a copiar clichés anglosajones sin darse cuenta de que tenían el terror, en estado puro, mucho más cerca.

Acabo de escuchar en televisión a un periodista contar como una multitud en Marbella, a la que Jesús Gil repartía jamones, intentó lincharle cuando este ordenó que cargaran contra él. Nos lo tomamos a guasa porque no nos queda más remedio, porque la otra opción es un espantoso sobrecogimiento. Quien sepa narrar esa escena a la que aludo como lo que verdaderamente es tiene un filón por delante.
¿Quien mato al comendador? ¡Fuenteovejuna, Señor!
Pues eso.
Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top