Periodista y fotógrafo

Freedom


Edge, originally uploaded by desdetasmania.

Las bocas abiertas, cuyas lenguas quedaron inmóviles en el momento decisivo, abortaron la palabra que nunca llego a cobrar forma. La lengua se quedo trabada y la sinfonía terminó definitivamente con un vulgar balbuceo.

El mundo cayo rendido en sus catres con un ojo entreabierto, no pudo ya descansar. La palabra que nadie quiso gritar comenzó a gritar por si misma y fue imposible dormir. El ruido de los gritos era ensordecedor.

¿H.P. Lovecraft?
Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top