Periodista y fotógrafo

Adios al Mjolnir de Bush


bush/rove. cons/joined, originally uploaded by The Searcher.

El Mjolnir era el mítico martillo del dios vikingo del trueno, Thor. Cuenta la leyenda que alli donde Thor golpeaba con su martillo se desencadenaba el trueno. Todas las deidades parecen haber contado con su particular Mjolnir y George Bush no iba a ser menos, el martillo que Bush ha lanzado contra el mundo todos estos años se llama Karl Rove.

Difícilmente el español medio puede conocer el nombre de este polémico asesor presidencial. Sin embargo, Rove ha jugado un papel mucho más importante en nuestras vidas durante los últimos años de lo que sospechamos. Este hombre, con aspecto de jefazo dibujado por Miguel Brieva, ha sido el gran impulsor de la política maniquea de Bush.

Las tesis fundamental de Karl Rove es que en política para ganar las elecciones y luchar contra el político de enfrente se ha de ser radical, no mostrar concesiones. Para Rove la clave de la batalla política es lanzar el mensaje de que o se está con uno o se está contra él. Esto rompe con la teoría de que las elecciones se ganan en el centro político. Para Rove las elecciones se ganan convenciendo a los propios de que no queda más remedio que movilizarse a toda costa contra el que disiente, para Rove no vale la tibieza. En 2000 y 2004 el invento funcionó de puertas para adentro y Bush gano dos elecciones, aunque la cosa fracasó estrepitósamente en las rebeldes tierras del medio oriente. El pez grande se topo con la sorpresa de encontrarse contra un pez pequeño pero lleno de fiereza.

Aznar fue una de las grandes víctimas de Rove, plegándose incondicionalmente ante el eje del bien. Pero no sólo hizo eso. En vista de lo bien que habían funcionado las tretas del asesor con él mismo este cola de león importó la doctrina Rove a España. Fue entonces cuando se dedicó a no recibir a nadie en la Moncloa que, como mínimo, no fuese de su partido y hubiese sido alcalde de Benidorm. A partir de ahí la historia es bien sabida: crispación entre propios y extraños por doquier. Las tesis de Rove calan también en el antogonista incauto.

Ahora Rove, después de golpear en Irak y desencadenar un trueno que no cesa se marcha y deja a Bush solo, desarmado, desnudo.

Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top