Periodista y fotógrafo

Fotografía salvaje

Manifiesto de la fotografía salvaje. Borrador.
Desde hace un tiempo he vuelto a estudiar fotografía, al menos de forma más o menos sistemática. La consecuencia de esto es que últimamente me cuesta hacer fotografías. Disparar no es lo más complicado, aunque también lo es. Lo más complicado es elegir, decidir sobre la foto que ha de perdurar.

Esta exploración es fascinante, pero a la vez dura. Hasta la fecha me encuentro con que hay dos importantes caminos, desgraciadamente divergentes en la mayoría de los casos: El de la aplicación rotunda de los fundamentos técnicos y científicos de la fotografía y un camino teórico que se vale de ella, sobre todo, como documento.

Fluctuando entre ambos se encuentra el camino de la estética, y mucho más allá de la técnica, de la teoría y de la estética está el instinto, que suele ser la primera víctima de los otros tres factores. La teoría lo tiraniza, la estética lo merma, y la técnica sencillamente lo obvia.

En mi rol como fotógrafo está comenzando a darse con timidez algo tremendamente nuevo: El comienzo de un lenguaje personal. De momento, lo llamaré fotografía salvaje. La palabra clave es instinto. Por tanto, las fotografías que contiene este album están marcadas por el deseo, la actitud, de no eclipsar el instinto. Técnica, teoría, y estética marchan detrás.

Espero que sepa mirarme en el espejo.

Continuará, o al menos eso espero.

Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top