Periodista y fotógrafo

Notas sueltas

Anoche apareció Juan José Millás en televisión explicando su ordenada vida de escritor a una chica guapa, sus esfuerzos por dedicar tiempo a la lectura en lugar de asistir a cócktails. En uno de los intermedios del programa aparecía un anuncio de Audi en el que una voz en off leía un fragmento de On The Road. Que pena que muchos no sepan que el bueno de Kerouac viajaba en un trasto que se caía a pedazos. Rebeldía y dinero, un amor imposible. ¿Que coche tendrá Millás si es que conduce?

¿Puede ser la literatura profesional? ¿Puede ser la literatura un excelente tobogán para lanzarse al buen vivir del burgués? ¿Es complatible la literatura con el sofá como actitud? ¿Es hoy la literatura un asunto de catedráticos somnolientos? ¿Ha vuelto la literatura al remanso pacífico del café con leche en la pastelería? Imagino que citar a Baroja es una buena opción para argumentar en este improvisado referéndum.
Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top