Periodista y fotógrafo

La hora de la historia


Koudelka, Watch, originally uploaded by sofiacruz.

Esta instantánea de Joseph Koudelka, fotógrafo del que recientemente he conocido su célebre reportaje de la ocupación soviética de Praga, me parece la metáfora perfecta para ilustrar la densidad de acontecimientos históricos de estos días.

La crisis económica y energética internacional, que de momento sólo se deja notar en su verdadera magnitud en occidente entre inmigrantes, obreros, y muchas mujeres, puede ayudarnos a crear un mundo mejor si llega a ser lo suficientemente importante para despertar del sopor a las clases medias.

Las guerras del petróleo se expanden por nuevos escenarios. Los hechos de Georgia son una buena prueba de ello, pues el nuevo imperio ruso es hoy un imperio petrolífero que necesita controlar el mar Negro, la vía por la que llega el siempre maldito petróleo al Mediterráneo. No ayuda la actitud de la temerosa Europa de hoy, con su apoyo incondicional a la agónica administración de Bush, que enciende los ánimos con la OTAN desplegando sus barcos de guerra en la zona y manipulando al gobierno georgiano. ¿De quién fue la idea de que ejército de Georgia hiciese un despliegue de sus tropas en Osetia del Sur antes de la intervención rusa? Siniestra pregunta esta que el otro día el inefable Putin respondió en una entrevista. Quizá el diablo tenga algo de razón.

El contrapeso a esta crisis económica, a la inacabable crisis del petróleo, y a la creciente destrucción ecológica del planeta tiene un nombre: Barack Obama. La sobrecarga de información de estos tiempos no nos deja ver lo que es verdaderamente histórico, al menos en su vertiente más clara. Es cierto que de Obama se ha dicho ya mil y una veces que su llegada a este punto de la política estadounidense y mundial es histórico, pero también se dice cada fin de semana que hay un partido de fútbol historíco.

Sin embargo, la nominación a la presidencia de Barack Obama es histórica en el sentido más preciso del término. Muchos de los que están fascinados con su figura, por ejemplo los socialistas españoles, me atrevo a decir que no entienden la gran revolución que el candidato supone. Evidentemente, Obama apoya la economía de mercado, apoya en cierta medida el sistema político que rige en su país, y apoya muchas cosas que no son del gusto de la izquierda europea. Sin embargo, el político de Hawai cuenta con algo que la izquierda del viejo continente ha perdido: la creencia de que cambiar el mundo es posible, más allá de la estética. Por eso esta es su hora.

Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top