Periodista y fotógrafo

Si te dicen que caí, me fui al puesto que tengo allí...

Aunque hoy parezca imposible hubo una vez en España una derecha de hombres buenos, que podían estrechar la mano al obrero y darle la espalda al banquero. Muchos, y no sólo los que hoy se dicen de derechas, deberían aprender de ellos.

Volverá a reír la primavera,
que por cielo, tierra y mar se espera.
In Memoriam.
Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top