El clima como arma política y militar, el proyecto HAARP

A propósito del atinado enlace a una noticia de El País que como respuesta a mi intrigante mensaje anterior ha dejado N creo que el uso del clima y los ecosistemas como arma política y militar del siglo XXI se merecen un buen mensaje en este blog.

Armas para aterrorizar
Las nuevas armas no están hechas para matar masivamente, las nuevas armas están hechas para esclavizar usando el terror, para impedir que la gente abandonemos masivamente la alienación. Dicen que las guerras del futuro se librarán por el agua pero yo pienso que la expresión está obsoleta pues aquel futuro es hoy presente y ha empezado una guerra incluso más letal: la guerra por el clima.

Estados Unidos ha ubicado en Alaska unas instalaciones que llaman proyecto HAARP y que pueden ser un arma para controlar el clima con un potencial sólo comparable al del armamento atómico, alguno hay que incluso dice que con HAARP se puede incluso influir en la mente. No hablaré de este asunto con voz propia porque suena tanto a teoría barata de la conspiración que es preferible que leáis el artículo que enlazo aquí, el cual procede de una web científica que leo desde hace tiempo y garantizo que es bastante seria.

A propósito, el proyecto en sí no es secreto, tiene su propia web, y los militares dicen que se usa para mejorar las comunicaciones. La página tiene hasta webcam, pero fiate tu de lo que se ve ahí.

Mentira

La nube que el otro día cubría el cielo de Madrid no era polvo del desierto del Sahara, la reina Isabel y los masones estaban detrás de los asesinatos de Jack el destripador y los nazis ganaron la guerra.

Gnarls Barkley

Los imposibles Gnarls Barkley, portada de este mes de Rockdelux. Ya estás escuchándolos si quieres que de verdad sea verano, su disco St. Elsewhere es sencillamente redondo pero es que encima alcanzan la cuadratura del círculo en temas como el single Crazy, el cual hace ilusionar a uno y pensar que sí, que hoy hay música después de todo.

Myspace

El mundo se ha puesto muy competitivo, jodido, con olas de calor que matan y algo negro sobrevolando Madrid... Hay Luna llena y mañana... quien sabe... no olviden supervitaminarse y mineralizarse.

Hacia la República Española, pero con sorpresa...

No, no, está imagen de aquí no es el símbolo de la Segunda República, ese icono tan recurrido por algunos. Esta imagen es la alegoría de la Primera República española, un momento histórico que me recuerda mucho más al presente que el de la segunda.

¿Se imaginan a Castilla-La Mancha cortando las vías de comunicación con Murcia por la lucha del agua del Tajo? ¿A León marchándose unilateralmente de Castilla? ¿A Madrid anexionando Guadalajara? ¿A los de Villarriba a palos con los de Villabajo?

Un poco esto es lo que pasa hoy. España recuerda ahora un poco a aquella Primera República que Sender retrató en Mister Witt en el Cantón. Todo parece muy dieciochojulesco en los telediarios pero eso es porque casi no leemos y lo poco que leemos es malo o leemos mal.