Periodista y fotógrafo

Dos submarinistas encuentran un rebeco nadando a dos millas de la costa (Fuente: El Mundo)

Foto: Wikimedia Commons (GNU Free Documentation License)

MADRID.- "No sé cómo explicártelo", decía por teléfono Miguel al llamar a la Coordinadora para el Estudio y Protección de Especies Marinas (CEPESMA). No era para menos. Lo que se acaba de encontrar mientras buceaba con su hermano a unas dos millas de la costa de Cudillero era ni más ni menos que el rey de las cumbres: un rebeco. Entre ambos lograron rescatarlo y llevarlo a tierra firme sano y salvo.

El peculiar suceso se produjo el pasado viernes, cuando los hermanos Juan y Miguel Ángel Álvarez Fernández, ambos vecinos de la localidad de Grado (Asturias), estaban practicando pesca submarina. Al subir a la superficie después de la inmersión, localizaron el animal.

"Vimos algo nadando entre las olas, pero no lográbamos reconocer qué animal era", señalaron los dos al concluir su peculiar aventura. Al acercarse, vieron perplejos unos pequeños cuernos, y luego unos ojos grandes y hermosos. Fue entonces cuando se dieron cuenta de que habían encontrado nadando unas dos millas al norte de la playa un animal nada marino, sino más bien lo contrario.

Entre los dos lograron subir al animal a su lancha y desde allí llamaron al CEPESMA, en cuyas instalaciones Cristina apenas daba crédito a la llamada. Posteriormente, trasladaron al rebeco hasta el puerto de San Juan de la Arena y desde allí el CEPESMA le recogió para llevarle al Centro de Recuperación de esta organización en la localidad de Luarca.

Ya en el Centro, los veterinarios pudieron constatar que el rebeco no tenía anomalías reseñables, y lo único que tuvieron que hacer fue proceder a su rehidratación, a la espera de que el animal no sufra ninguna secuela por el estrés de tan extraña aventura marina.

Por el momento, los técnicos de CEPESMA no han conseguido explicar cómo llegó el rebeco hasta alta mar, aunque hay algún precedente en la costa asturiana de localizaciones de ejemplares de jabalíes o corzos nadando en mar abierto.

El rebeco es una especie que vive habitualmente en las cumbres de las montañas. Suele medir entre 100 y 75 centímetros de altura, y pesa unos 20 kilos. En Asturias, los rebecos son muy frecuentes en las cumbres más altas de la cordillera cantábrica, tanto en la zona suroccidental de la región como en la zona central y en los Picos de Europa. La presencia de estos animales se suele dar en altitudes superiores a los 1.000 metros, y casi nunca viven al nivel del mar.

Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top