Periodista y fotógrafo

Wonderland

Foto: El Hombre de Tasmania

Día siete. Teherán.
- Tenía un libro ilustrado, lo habían editado antes de la revolución, fue uno de los regalos que recibí cuando cumplí ocho años. Lo guardaba como un pequeño tesoro del que no había hablado a nadie. El libro se llamaba “Alicia en el país de las maravillas” y contaba la historia de una niña que se adentra en un mundo fantástico. Después de muchas aventuras hay un juicio en el que un personaje, la Reina de corazones, quiere cortarle la cabeza a Alicia. Es entonces cuando despierta y descubre que todo ha sido un sueño. En la cubierta del libro se decía que existía una segunda parte: “Alicia a través del espejo”. Yo soñaba con tener ese segundo libro ¡había disfrutado tanto con las aventuras de Alicia en ese país fantástico! pero… después de la revolución aquello era imposible.

A veces, imaginaba en sueños como podía ser la trama de aquel libro que tanto deseaba tener entre mis manos. Ahora, después del cambio, he descubierto que siempre he sabido lo que se contaba en aquel segundo libro. Mis sueños describían minuciosamente la continuación de las aventuras de Alicia. Para saber aquello he tenido, como Alicia, que atravesar el espejo… Ahora, el libro es incluso mejor pues puedo leer el Jabberwocky sin reflejarlo en ningún espejo. Dejad que os lo lea un poco: “Asadeaba y los viscágiles tovios girospaban tadrenando la extienta, vagaban trebiluchos borogovios, las ratugas crichaban josdequientas” ¿No es precioso?
Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top