Periodista y fotógrafo

Greetings from Your Evil Manipulator


Esta foto, de sugerente título, ha sido cedida amablemente por A.Z., una artista croata que forma parte de mis contactos de flickr (sección de la web 2.0 donde este agente se desenvuelve con más soltura en los últimos tiempos).

Los que nacimos mientras el Egipto de Anwar el-Sadat preparaba el desastroso teatro de operaciones de la guerra del Yom Kipur y Xerox introdúcía por primera vez una GUI y un ratón en un ordenador, el Xerox Alto, disponemos de un imaginario de fetiches poblado por cosméticos luminosos y tecnologías de 8 bits. Hoy, que escribo estas líneas en una máquina con procesador de doble núcleo, veo esta foto y tiemblo.

En 1976 Bowie, siempre dos pasos por delante, había grabado su memorable Sound and Vision y en 1984, cuando me pegaba a los escaparates para ver como el Commodore 64 y el ZX Spectrum dominaban los rayos catódicos de viejos televisores, un tipo de 36 años llamado Willian Gibson escribía un manifiesto estético sobre un mundo de 256 bits poblado por yonquis digitales. La obra, a la que aún le quedan dos generaciones de procesadores para perder su brillo de modernidad, se llamaba Neuromante.

Los de la generación de Gibson eran nuestros ídolos, nuestros adoctrinadores. Los 80 eran suyos y nosotros, la generación que tomo el relevo cuando llegaron los 16 bits, mirábamos embelesados su mundo de vinilo, frustrados por no poder penetrar en sus noches de neon, uñas pintadas y laca barata.

Thanks nonlinear1 and remember... power is nothing without control.

Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top