Periodista y fotógrafo

Ay, Lola, ay

Te vi pasar,
y soñé que las sábanas eran frescas,
que las cigarras anunciaban fuego,
que te escuchaba clamar un más.

Soñé con tu sábado,
con la laca y con la radio,
con el dolor de tus caricias,
con la loca de tu madre.

Ay, Lola, ay.

¿Quién me lo iba a decir?
Esa sombra en tus ojos,
ese idiota en tu regazo.
¿Quién me lo iba a decir?

Otro más,
otro día perdido,
otro amante bocazas,
otro tonto listo.

Ay, Lola, ay.
¿Quién me lo iba a decir?

Tan prisionera de ti,
tan prisionera de mí.
Suéltalo ya,
suelta ese portazo que guardas en la boca.

Vámonos ahora,
que es domingo y han cerrado internet,
que tu madre duerme,
y perdemos el puto tren.

Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top