Periodista y fotógrafo

España, país encantado

El coloso. Francisco de Goya.

Hoy, en el desayuno los voceros nos vuelven a ofrecer miedo y lucha, una triste dieta a la que últimamente nos están acostumbrado. El ruido amenaza con despertar al coloso, muchos se obstinan en usarlo como arma contra los otros pero, se engañan, el coloso no obedece a nadie. Una vez despierto campará a sus anchas hasta saciar su hambre voraz. Dejen de hacer ruido y lean, insensatos.

Todo estaba radiante. Únicamente los hombres, los adultos, continuaban atormentándose y tendiéndose trampas mutuamente. Consideraban que no era aquella mañana de primavera, aquella belleza divina del mundo creado para la felicidad de todos los seres vivientes, belleza que predisponía a la paz, a la unión y al amor, lo que era sagrado e importante; lo importante para ellos era imaginar el mayor número posible de medios para convertirse en amos los unos de los otros.

Resurrección. León Tolstoi.
Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top