Periodista y fotógrafo

Señoritos en el dos de mayo

Hoy, dos de mayo, mucho se habla de historia de España, mucho y mal. Los factos que ha montado Esperanza Aguirre y Gallardón en Madrid, y los de esta tarde en Móstoles, con el Rey Borbón en primera fila, son completamente increíbles desde el punto de vista histórico y político.

El dos de mayo debería ser considerada una festividad ácrata, y lo digo porque fue por aquel entonces que el pueblo español dío muestras de su espíritu anarquista, una tendencia política que en España se ha desarrollado más que en ningún país del mundo (al menos hasta la Guerra Civil).

Durante el dos de mayo de 1.808 las autoridades absolutistas españolas huyeron como ratas del barco a la entrada del despostismo ilustrado de Napoleón Bonaparte. Así, el pueblo de Madrid, ante el vacío de poder, se levantó contra los invasores franceses; un hecho del que casi no existen analogías en la historia universal.

Hoy, los herederos espirituales de los que provocaron la tragedia de 1.808 manipulan lo que debería ser una celebración popular. La casta de señoritos españoles demuestran hoy lo que demostraron hace dos siglos: Un profundo desprecio hacia el pueblo llano.

Quizá algún día las carrozas, llenas de cobardes, salgan otra vez pitando hacia Bayona.
Compártelo:    Facebook Twitter Google+

Archivo

Ramón Peco. Con la tecnología de Blogger.
Scroll To Top